Transpirenaica texto en castellano

La Transpirenaica de joanbtt.

Aquesta presentació amb diapositives necessita JavaScript.

Agradecimiento

Quiero agradecer, para poder realizar esta aventura, la paciencia de mi familia y la colaboración de Agustí (cicloturisme100x100.blogspot.com), Joan “totof” (teampoal.blogspot.com), Ramon, Carles y mi padre.

Prólogo
Ya hace unos años, en una de mis aventuras en solitario de cuatro o cinco días por el Pirineo con mi mountain bike me encontré tres ciclistas del país vasco en sentido contrario. Todos íbamos con las alforjas cargadas y el sol apretaba duro, nos detuvimos para recuperar algo el aliento y charlar de las rutas que hacíamos cada uno. Ellos me hablaron de una aventura que se llamaba Transpirenaica. Después de despedirnos sigo pedaleando y no me quitaba de la cabeza la palabra “transpirenaica”. La palabra en sí me motivó la curiosidad de lo que podía ser una gran aventura, la unión del mar Mediterráneo con el mar Cantábrico.
Al volver de aquella aventura me puse a buscar información para ver de que se trataba. Sencillamente la información que encontré me cautivó de tal manera que decidí comenzar los preparatorios previos para poder llevar a cabo la travesía. Era una aventura diferente, se necesitaban muchos días para poder llevarla a cabo, todos los comentarios hablaban de su dureza y belleza en todas las etapas y, todo el mundo hablaba del libro. El libro “La travesía de los Pirineos en mountain bike” era la base para poder preparar la travesía, su autor, Jordi Laparra, hace una explicación básica de cada etapa, detalles de los puntos y cruces más importantes y una ficha técnica.
Está claro que no es una aventura sencilla y hace falta una buena preparación física y mental, hay que entrenar una buena temporada para estar en condiciones y muy difícilmente conviene hacer la transpirenaica en solitario como me indican algunos periplos en que se han encontrado algunos aventureros .
Aparte de los preparativos más básicos, una parte importante es encontrar compañeros con quien compartir la travesía. De entrada, dado que serán bastantes días de ruta, es difícil encontrar gente dispuesta a estar tantos días fuera de casa. Así pues, tras descartar que me acompañe algún compañero de salida habitual, contacto con Toni, un compañero del país Valenciano con quien he compartido alguna ruta y habituado a las rutas largas pero, en este caso, no me puede acompañar.
No tengo prisa, y tengo claro que no puedo ir solo y si no es este año ya será otro.
Casualmente un día hablo con un conocido de años atrás, empezamos a hablar de bicis y me doy cuenta que Agustí se ha convertido en un experto veterano del cicloturismo 100 x 100 con unos cuantos recorridos de larga distancia sobre la mountain bike. Y además está preparando una parte del recorrido de la transpirenaica. Ya tiene el grupo, mucho trabajo hecho y agradezco que me acepten a acompañarlos.
Ahora la cosa ya va en serio, empieza la cuenta atrás.

Los preparativos
En mi caso, la base principal la concentro en dos aspectos que los considero básicos, la logística y el peso a arrastrar durante toda la travesía.
LA LOGÍSTICA
En el apartado de la logística considero dos aspectos más, el inicio y fin de las etapas a realizar y el alojamiento.
-Las etapas
Afortunadamente el libro de Jordi Laparra establece unas etapas diarias donde se puede estudiar el grado dureza con el desnivel positivo acumulado y kilómetros a realizar. Este apartado lo estudié en base a las etapas que ya tenían previstas hacer Agustí y sus compañeros, Joan y Ramon. Lo único que tuve que tener en cuenta es que subiríamos por la espectacular variante de Ordesa de la Sierra de las cutas. Teníamos el tiempo limitado a diez días y, por tanto, una limitación de etapas a hacer. Saldríamos de Noves de Segre y llegaríamos a Orreaga (Ronzesvalles), y, desde allí llegaríamos a Pamplona por el camino de Santiago pero eso ya es otra aventura. Las otras etapas restantes ya las haría más adelante, las dos que faltaban para llegar a las playas de Hondarribia las haría en un puente y me acompañó Agustí, y el próximo verano hice solo la etapa prólogo y la etapa de Bagà a Noves de Segre. Las etapas que van de Llançà en Bagà me acompañaron Agustí y Carles. Una de las cosas que más tiempo ahorra durante la travesía es preparar bien las trazas por donde circula y pasarlas al gps para poder seguir sin tener que estar pendientes del punto kilométrico donde debemos cambiar de camino.

-El alojamiento
En este aspecto fue primordial la experiencia de Agustí, hizo un estudio de las posibilidades de alojamiento al final de cada etapa y en algún caso desplazarse lo que sea necesario para encontrar un buen alojamiento y como ya lo tenía todo contratado sólo me hizo falta unirme a los lugares donde tenían previsto descansar. En cuanto a la cena y el desayuno habitualmente se contrataba el alojamiento a media pensión, una solución práctica y habitualmente económica pues las comidas solían ser cuantiosos y estaban preparados para los deportistas, el avituallamiento durante la jornada se estudiaba el día antes y decidíamos según las posibilidades que presentaba la etapa, si pensábamos que había pocas posibilidades de encontrar alimentos durante la etapa, nos preparábamos unos bocadillos en el alojamiento o pueblo donde pasábamos la noche y sino compraríamos comida durante el recorrido y pararíamos la mesa en cualquier lugar del pueblo o bosque. En cuanto a la alimentación mi intención en este tipo de rutas es hacer un buen desayuno y una buena cena e ir picando bocadillos, frutos secos o cualquier otra cosa durante el día.
EL PESO DEL MATERIAL
En mi caso siempre doy prioridad a pensar antes en el peso que tengo que arrastrar durante todo el día que en el material que tengo que llevar. Este aspecto para mí es importante pues acabo llevando sólo lo más básico e imprescindible. En cuanto al mantenimiento de la mountain bike llevo un utensilio multifunción con varios tipos de llaves allen, un tronchacadenas con un par de mallas, la llave de tensar los radios, reparador de pinchazos, una cámara con líquido antipinchazos, un pequeño bote de aceite para la cadena y una pequeña mancha que funcione bien. En algún caso llevo un par de radios dentro de la tija del sillín. En cuanto a la mountain bike además de las cámaras antipinchazos y el imprescindible gps añado otro bidón de agua, una bolsa de manillar para las cosas básicas e importantes y, dependiendo de si la ruta es muy dura, una barra lleva equipaje de tija, o, las alforjas si la ruta va por camino rodante. Las etapas que van de Bagà en Hondarribia sólo llevaba la barra porta equipajes de tija con una mochila de 25l. donde iba todo el material muy apretado y poco práctico a la hora de buscar algo pero muy ligero a la hora de circular y se adapta muy bien a los tramos más técnicos, pero las etapas que van de Llançà en Bagà iba con alforjas donde puedes clasificar mucho mejor todo el equipaje, sobra más espacio y bajas el centro de gravedad pero es un poco más pesado ya menudo friegas con los rastrojos y piedras de los bordes de los caminos. La mochila es importante que tenga protector impermeable pues seguro que un día u otro encuentras lluvia, en el caso de las alforjas habitualmente ya suelen ser impermeables. Tengo una lista hecha del material básico que me llevo a las traviesas y siempre trato de no sobrepasar los 4 kilos en la mochila ya que cuando añades bocadillos, víveres y bebidas fácilmente pasos de los 5 kilos.
-La lista

material básico vestido

1 1 culote recambio calcetines
2 1 jersey recambio zapatos
3 2 calzoncillos cinta pulsómetro
4 2 calcetines jersey
5 2. Bidón culote
6 afterbite
7 aspirina (botiquín)
8 bañador pequeño o pequeño taparabos
9 cámara fotos
10 cámara vídeo?
11 cargador fotos
12 cargador gps
13 cargador móvil
14 cargador vídeo?
15 cartera pequeña-sólo imprescindible
16 crema solar
17 Fisiocrem
18 gorra
19 impermeable ligero
20 jersey manga larga
21 jersey técnico
22 sábana plegable
23 móvil
24 navaja
25 neceser pequeño: pasta cepillo afeitadora jabón
26 aceite cadena
27 pantalones cortos con bolsillos de cremallera o belcro
28 papel-clenex
29 paravientos
30 pijama
31 pastillas isostar / barritas energéticas por si las moscas.
32 repelente mosquitos
33 toalla plegable
34 trípode
35 chanclas
36 guantes, térmica, manguitos y perneras
37 casco
38 gafas
39 luz
40 cuerda y bridas

Las etapas
ETAPA PRÓLOGO. Cap de Creus-Llançà.
Esta es una etapa fácil y sin complicaciones que sirve de precalentamiento para las etapas venideras. Cojo la mountain bike, la cargo en la espalda y me llego tanto como puedo en la parte más oriental del cabo de Creus, donde se juntan los Pirineos con el mar. En este lugar del Parque Natural las rocas son escarpadas y abruptas esculpidas por el agua del mar, el viento es fuerte, el paisaje es para recordar y lo tengo todo listo para empezar.
Pongo el gps en funcionamiento y me dirijo arriba con la mountain bike en la espalda de nuevo hacia el faro del Cap de Creus, hay un bar y el inicio o el final, depende de como se quiera, del GR-11. Se toma la carretera asfaltada hacia Cadaqués en bajada corta y rápida para volver a subir al Coll de ses Portes, bajaremos suavemente hasta Cadaqués pasando por la urbanización S’Alqueria y cerca de la casa de Salvador Dalí. Una vez en Cadaqués entramos en el arroyo hormigonado de San Vicente que nos lleva al Camino del Aigua en subida continuada hasta el Coll de Perafita rodeados de terrazas de piedra donde se cultivan olivos. Cruzaremos la carretera en el cruce del cuello de Perafita y seguimos subiendo por el camino del lado del restaurante que nos llevará al cuello del Mas dels Bufadors, el punto más alto de la jornada a 290 mts. de altura. Son curiosas las cabañas de piedra seca que en este lugar son cuadradas. A continuación empezamos a bajar dirección al Puig del Oratori, vistas de calas y los imponentes Pirineos saliendo de dentro del mar llegando al Port de la Selva, por una bajada bastante derecha, cruzaremos el puerto y las instalaciones pesqueras, rodearemos toda la bahía y haré mi propia variante. Según el libro tomaríamos la carretera que lleva a Llançà pero en mi caso cojo el camino de ronda, mucho más atractivo, por la punta de S’Arenella hago un buen baño en el mar y sigo hasta Llançà por el borde de la abrupta costa, me acerco hasta la Bahía de Llançà y pongo final a la etapa prólogo con una comilona en un terraza del paseo marítimo.

PRIMERA ETAPA. Llançà-Albanyà.
Son las siete de la mañana, somos Agustí, Carles y yo mismo en la arena de la playa, mientras el sol nace en el horizonte del Mar Mediterráneo, iniciando la primera etapa de la Transpirenaica, hacemos las fotos de rigor, recogida de agua del Mar Mediterráneo, las alforjas cargadas, los bidones llenos de agua, subimos a las mountain bike e iniciamos la marcha.
Queremos salir temprano y aprovechar el fresco de la mañana, hay previsión de fuerte calor. Enfilamos por las calles de Llançà dirección suroeste para cruzar la Riera de Llançà y enfilar hacia la sierra de la Albera por el camino de Villordí para subir el primer puerto de la etapa, el Coll de las Portes, la fresca matinal al salir del pueblo ha bien desaparecido, breve descanso para contemplar las últimas vistas al Mar Mediterráneo, bajaremos rápido y después de cruzar un torrente volvemos a subir fuerte hacia la Sierra de la Baga de Ferran que nos llevará a Vilamaniscle. Tomamos el camino de Sant Quirze de Colera que nos lleva al pueblo de Rabós, entramos por el puente que cruza el Río Orlina y cruzamos por las calles empinadas, seguimos por el camino viejo de Espolla hasta la población del mismo nombre, pero antes habremos parado a hacer un almuerzo bajo unos olivos. Nos encontramos otros compañeros haciendo la misma travesía y después de un breve intercambio de palabras continuamos por el camino hacia Vilartolí donde tomamos el camino de Requesens en Sant Climent Sescebes hasta Cantallops bordeando las antiguas instalaciones militares. Aquí tomamos la carretera asfaltada en bajada continuada hasta cruzar la carretera nacional que va a Francia cerca de La Junquera hasta Agullana donde rellenamos los bidones de agua y, entre alcornoques, nos dirigimos a Darnius, volvemos a rellenar y nos refrescamos en la fuente, y desde ahí una buena bajada nos lleva al pantano de Boadella, lo bordearemos, por la parte de la cola encontraremos el puente sobre el río Arnera y ascenderemos hacia el Coll de la Creu de l’Ocell por el camino de Can Bodó. El sol calienta mucho y subir el cuello por los acantilados de la Muga nos ha hecho sudar de verdad, el intenso calor nos ha hecho bajar el ritmo, la bajada es pedregosa y el aire muy caliente, demasiado caliente!, Llegamos a Sant Llorenç de la Muga y paramos a comer en una terraza donde nos preparan una buena comida, nos repondremos un rato bajo la sombra y daremos una vuelta por el pueblo antes de reanudar la marcha bajo el calor sofocante, tomamos la carretera de Albanyà y llegamos Mas Carreras a tocar de Albanyà, casa rural donde haremos noche. El ambiente es casero, y muy tranquilo, también hay alojado un estudiante concentrándose con sus estudios finales, el calor aprieta mucho y una vez duchados y habiendo hecho un poco de siesta, pasamos el resto de la tarde en un ambiente apacible y relajante bajo la sombra de los árboles del jardín tomando unas cervecitas, hasta que un cojones de abeja se le ocurre picarme el pie. La cena lo compartimos con la familia de la casa, es abundante y posiblemente, a pesar del esfuerzo de la travesía, entre el almuerzo y la cena, hoy pesamos más que ayer, lo solucionamos tomando un orujo para digerir. Vamos a dormir temprano, con las puertas y ventanas abiertas de par en par, será la manera de hacer refrescar el ambiente y poder dormir de un tirón.

SEGUNDA ETAPA. Albanyà-Camprodon.
Son las 6 de la mañana, suena el despertador y nos preparamos para salir, hacemos un buen desayuno, cargamos las alforjas y a las 7 ya estamos arriba la mountain bike pedaleando por el borde de La Muga, cruzamos Albanyà y pasado el camping tomaremos el camino de la izquierda que va hacia Bassegoda y Coll de Riu. La pista está cementada por lo que las rampas que sobrepasan el 20% no se hacen tan duras aunque son bastante empinadas y haciendo eses vamos ganando altura, encontramos el Mas La Ginebra y por el Collet de la Teia vemos una salamandra en medio del camino, llegamos al cruce de Bassegoda, tomamos el camino de la izquierda, subimos por una pista pedregosa con rampas muy duras y derechas en su tramo final y coronamos el primer puerto del día todavía a la fresca, Coll de Ríu . Tomamos un camino por medio de un bosque de encina, la bajada cada vez es más derecha y rápida, a partir de la Plana de Ríu el camino vuelve a estar cimentado y hay que tener cuidado con el tráfico ya que tomamos velocidades considerables de bajada, remojamos un poco los pies en el puente del paso de los Aures y llegamos al camping de Sadernes. Hacemos el bocadillo, queremos acompañarlo de una cervecita pero el bar del camping nos dicen que vamos demasiado temprano y todavía no han abierto, o sea, no hay cerveza.
Seguimos por la carretera asfaltada cerca del río Llierca, encontramos el famoso puente y antes de llegar a Montagut giraremos a la derecha hacia Can Banal que nos lleva a la carretera de Castellfollit de la Roca, la cruzamos y tomamos el camino de El Valle del Bac. Empezamos a subir de derecho hacia Colldecarrera por camino asfaltado, con algunas rampas que vuelven a superar el 20%, el calor empieza a apretar de nuevo y sudamos de verdad, pasado el Coll de Carreras llegamos al Hostal de la Vall del Bac , aprovechamos para cargar los bidones de agua que estan secos y refrescarnos dentro de un lavadero lleno de agua que sirve de abrevadero para los animales. Seguimos subiendo por el camino de la Vall del Bac empapados bajo el calor que se va volviendo sofocante hasta el Coll de Sant Pau desde donde en ligera bajada nos lleva a Sant Pau de Segúries, en la plaza volvemos a recargar agua y tomamos una vía de naturaleza que sube por la derecha del río Ter hasta Camprodon. Nos alojamos en el Hotelet Els Abets, trato muy familiar, me hace distraer el cartel de la entrada, “BICI CRUCIS”, no es para menos y es que hoy la etapa ha sido dura por las rampas y por el calor. Nos enteramos de que en la etapa anterior dos compañeros del País Vasco tuvieron que ser hospitalizados a causa del fuerte calor que sufrieron durante la etapa, se debe tener muy claro dónde tenemos los límites en este tipo de travesías, valorar las distancias, desniveles, climatología y tomar las precauciones oportunas en cada momento.
Una buena ducha fresca, un poco de siesta con el Piolín, salida a dar un paseo por el pueblo, una muy buen cenar fuera el patio del hotelito, el orujo para digerir y dormir.
TERCERA ETAPA. Camprodon-Planoles.
Son las siete menos cuarto de la mañana y ya estamos pedaleando después de hacer un buen desayuno. Nos espera una de las etapas más exigentes físicamente. Las calles de Camprodon están vacías, sólo se ve algún repartidor y hace mucha fresca, debemos abrigarnos, salimos por la carretera hacia Llanars, de vez en cuando parece que me dormía encima de la mountain bike mientras pedaleo y después de pasar Vilallonga de Ter giramos hacia la izquierda para subir hasta Tregurà de Arriba haciendo eses y esquivando las timbas que ha dejado un rebaño de vacas hasta que se acaba el asfalto. Hay que llenar los bidones de agua para afrontar la larga subida al Coll de la Gralla. En este punto coincidimos con un grupo de btteros que quieren subir al Balandrau, coincidiremos hasta el Coll de la gralla con ellos, subiendo nos encontramos un descerebrado que baja a todo trapo con un cuatro por cuatro poniéndonos en peligro, la madre que lo parió …, casi al cuello encontramos un inmenso rebaño de vacas que nos engulle por el medio del camino. Planeando nos dirigimos al Coll de Meianell, pararemos a almorzar en un refugio y aparece un caballo todo matón que viene a olfatear nuestras alforjas, aprovechamos para contemplar las magníficas vistas desde más de 2000 mts. de altura hacia el Valle del Ter, la Vall de Ribes, el Balandrau a nuestra espalda, la sierra de Cavallera, disfrutando de un entorno espectacular. A partir del Coll de Meianell nos dirigimos hacia el bosque de Pardines por una bajada muy rápida que nos deja en Ribes de Freser.
Tenemos poca agua y nos dirigen a la salida de Ribes para llenar los bidones, no encontramos ni fuente ni nada que se parezca y nos encontramos subiendo por la carretera de Queralbs, giramos hacia Vilamanya cruzando la vía del cremallera y enfilando unas duras rampas cementadas hasta el pueblo. Vistas en Queralbs, el Valle de Nuria, el pico de Bastiments y el Taga, el calor vuelve a apretar y nos falta agua, agradecer a un vecino de Vilamanya que nos llena los bidones para poder continuar bajo el sol hasta la pista del puerto de las barracas. Nos adentramos por el bosque de Batet, la explanada de las brujas y una buena bajada nos lleva a Planoles. En este punto del Valle de Toses termina la etapa pero en nuestro caso volvemos por carretera hasta Ribes de Freser para alojarnos en el hotel Els caçadors donde nos tratan a cuerpo de rey. Comemos, hacemos la siesta, vamos a dar una vuelta por Ribes y unas cervecitas en la plaza, al atardecer nos bañamos y parece que refresca mucho, vamos a hacer una cena que parece un homenaje, un orujo para digerir y dormir.

CUARTA ETAPA. Planoles-Bagà.
La noche antes comentamos al servicio que queríamos madrugar y como lo podíamos hacer para el desayuno, nuestra sorpresa fue que nos llevaron a la habitación una cafetera, leche y todo tipo de comestibles para poder hacer un buen desayuno, no hay que decir que salimos bien saciados. Hoy hace frío de verdad, rehacemos por carretera los siete kilómetros que hicimos ayer hasta recuperar la ruta donde la dejamos el día antes, a las siete y media ya estamos en Planoles. Nos espera de primeras una etapa de carretera con bastante subida para convertirse después en pistas, algunas de ellas con fuertes rampas y una bajada muy larga para terminar.
Cruzamos Planoles para ir a buscar la antigua carretera de la Collada de Toses cerca del Rigard, pasaremos por Fornells de la Montaña, superaremos el túnel del caracol del tren que va de Barcelona a Puigcerdà y nos plantamos en el pueblo de Toses, esta todo muy cerrado y sigue haciendo fbastante fresca, a partir de ahí aumenta la pendiente de la carretera al 10% hasta la Collada de Toses, hace un viento helado, nos resguardamos y desayunamos los bocadillos. Tomamos una pista hacia la izquierda, vuelta por el plano de Anyella, encontraremos una granja y un cuantioso rebaño de ovejas y nos plantamos en la Collada del Pedró. Las vistas son espectaculares y lo serían más si no fuera por el cielo amenazador que, ahora si ahora no, nos tapa las vistas.
Nos dirigimos hacia las pistas de esquí de La Molina por la derecha subida de la Costa Rasa hasta la base de los remontes, tomamos bajada por la pista del Torrent negre que sigue por la del Torrent del Coll de Pal, es muy derecho y con mucha grava, llevamos todo el hierro de los frenos clavado a tope y las mountain bike no paran, huelen a chamuscado, hierven, y se nota el peso del equipaje hasta que llegamos a la base del antiguo telesilla de la Tosa de Alp, hace frío empieza a llover y nos cobijamos. Pasado el fin de nube seguimos por un sendero de bajada que más adelante se convierte en pista hasta enlazar con la carretera de La Masella, la tomamos hacia la izquierda hasta el aparcamiento donde tomamos la pista que nos llevará a Coll de Pal . Al principio esta pista es muy derecha y dura, algún tramo es preferible bajar de la mountain bike, la subida se hace bastante larga por su dureza hasta que se vuelve más suave en el cuello de la Mola, pero aún así, no paramos de subir en ningún momento hasta llegar al Coll de Pal bajo el Puigllançada, ha hecho un frío que pela durante toda la subida y de vez en cuando caía alguna gota de lluvia. Ya hace un par de kilómetros que la pista está asfaltada, la seguimos de bajada y a la altura del chalet de Coll de Pal giramos a la derecha para dirigirnos al Coll de La Bòfia, estamos en el Parque Natural del Cadí-Moixeró, nos llegamos al mirador de los Orris, la vista es espectacular, seguimos bajando, encontraremos el Refugio del Rebost y seguiremos de bajada hasta Hospitalet de Roca Sança donde retomamos el asfalto con velocidades de vértigo que en un santiamén nos llevan a Bagà. Es la hora de comer, la larga bajada y el mal tiempo me han hecho coger frío, nos dirigimos a Cal Batista, nos indican dónde podemos guardar las mountain bike, ahora si que llueve de verdad, parece que están acostumbrados a tratar con ciclistas y nos hacen una comida de chuparse los dedos, evidentemente pediremos un orujo para digerir.

QUINTA ETAPA. Bagà-Noves de Segre.
Esta etapa la empiezo a Baga con la idea de que me esperan más de veinte kilómetros de subida seguida por superar más de mil doscientos metros de desnivel, que es una etapa muy bonita y la pienso disfrutar. Enfilo por la pista de Gisclareny y hacia el Puig de la Baga hasta que llego el Coll de la Bena, importante recargar los bidones de agua a la fuente que tenemos debajo de la valla, sigo la pista arriba por el bosque de Gresolet hacia el Coll de la Balma donde curiosamente hay una placa con un poema, también me encuentro a un grupo de ciclistas que vienen de Saldes, coincidimos un rato, la subida se hace más dura pero las vistas a los valles de Gresolet, el entorno y las impresionantes paredes de la cara norte del Pedraforca hace que todo distraído vamos subiendo hasta Coll de Turno y en ligera bajada llegamos al Collell donde nos despedimos. Tomo una pista a la derecha, el camino es muy malo, al pasar un depósito giramos abajo por el río de Serna, más que un camino es una trialera, más adelante la pista se hace más buena hasta que encuentro la carretera de Gósol en Josa del Cadí. Ahora, por asfalto, paso Josa del Cadí, visito la ermita de Santiago y subo al pueblo de Tuixén donde hago un mordisco y vuelvo a llenar los bidones en la plaza del pueblo. Saliendo de Tuixén toma el camino del molino que va paralelo al río Lavansa hasta el Camping de Molino de Fórnols. En este punto tomaremos una solitaria carretera que me llevará pasado Sorribes a subir a Colldarnat, una subida derecha que a pesar de ser asfaltada se hace dura por el calor que hace. Al ser el cuello tomamos un camino que encontramos a la derecha que en fuerte bajada nos llevará hasta Castellar de Tost. Este camino es bastante malo, un pedregal lleno de surcos que no permiten coger nada de velocidad. En Castellar de Tost encontramos granjas con muchas vacas que tienen muy buena pinta, se conoce que pastan por los prados de alrededor. Tomamos la carretera del pueblo que con bajada rápida deja en la carretera C14 a la altura de Els Hostalets de Tost, giramos a la derecha hasta La Palanca de Nuevas, cruzamos el río Segre y llegamos a Noves de Segre. Me encuentro que no hay ni bar ni alojamiento por lo que reculo hasta las Valls d’Aguilar donde me preparan una buena comida a un local a pie de carretera y me comentan que el Pla de Sant Tirs podemos encontrar alojamiento.

SEXTA ETAPA. Noves de Segre-Llavorsí.
Salimos con muchas ganas de aventura Agustín, Juan, Ramón y yo mismo de la Palanca de Nuevas, cambiaremos el valle del Segre por el valle de La Noguera, nos espera una etapa bastante tranquila y cómoda para pistas sin demasiada dificultad pero sabemos que tenemos veinte y siete kilómetros seguidos de subida, empezamos subiendo por asfalto hasta Argestues donde empieza la pista, llegando a Cassovall paramos a desayunar, seguimos hasta encontrar la N-260 que va al puerto del Cantó y pasado Pallerols tomamos un camino hacia la derecha que va a Canturri, no pararemos de subir hasta Coll de Leix, punto más alto de la etapa de hoy, y San Juan del Páramo en el cuello de la Basseta, hacemos una parada para recoger agua y seguimos por el bosque de pino negro en cuanto rato que estamos transitando hacia San Juan Viejo, Juan nos enseña a comer Mirtillo, también encontramos fresas, pasaremos por el antiguo pueblo de San Juan en ruinas, desde cuello tenemos muy buenas vistas del Montsent de Pallars, empezamos a bajar por pista haciendo zigzag hacia el Valle del Noguera Pallaresa, encontramos un cartel dando ánimos a unos compañeros llamados el plato pequeño como baila, curiosamente los encontraremos siete días después, pasaremos por Montenartró bordeando el Pico del Orri, hace bastante calor y reponemos a la sombra junto al camino, la pista tiene tramos asfaltados, vemos el pueblo abandonado de San Román de Tavernoles a la otra vertiente del valle mientras las últimas curvas nos llevan a la carretera de Sort en Llavorsí. La tomamos hacia la derecha con suave subida y pronto estamos en nuestro alojamiento cerca de la Noguera Pallaresa. Nos alojamos en el Hostal La Noguera, trato familiar, después de dar una vuelta por el pueblo compramos unos víveres, mañana nos tocará hacernos los bocadillos a medio camino, hacemos una buena cena con un orujo para digerir y vamos a dormir y prepararnos para el día siguiente.

SÉPTIMA ETAPA. Llavorsí-Espui.
Me he despertado a media noche recordando la etapa anterior, el compañero de habitación está durmiendo a placer, estoy deseando empezar la etapa de hoy, conozco una parte del recorrido y que los compañeros disfrutarán del paisaje, es una de las mejores etapas pedaleando más de veinte kilómetros por encima de los dos mil metros de altura, me duermo. Por la mañana hacemos un buen desayuno y todavía no son las ocho de la mañana ya estamos pedaleando, tenemos treinta kilómetros de subida por delante y con un buen desnivel para superar para acabar bajando al Valle Oscuro, salimos por la carretera que va a Vielha, zona de zorros y nos desviamos hacia la carretera de Arestui y Baiasca, nos sorprenden un par de corzos asustadizos en un claro de bosque. Antes de llegar a Baiasca tomamos una pista hacia la umbría de Arestui que nos conducirá al cuello de Rat, el paisaje es abierto y sólo hay matorrales, las vistas comienzan a ser impresionantes, el terreno se derecho, duro y pedregoso , reponemos un rato en el Coll de Roquesblanques y llegamos a la pista que va de Espui en Llessui, la tomamos a la izquierda y encontramos el refugio de cuatro pines, los caballos pastan a su aire, nosotros paramos hay nos preparamos unos buenos bocadillos. Una vez tips continuamos la marcha, Agustí me dice que no iré muy lejos con la rueda que llevo, y tiene razón, parece que el pedregal de la subida me roto la cubierta de la rueda trasera, me pasa el dedo por agujero y sale la cámara, colocamos un refuerzo en el interior, lo envolvemos con cinta americana y seguimos adelante, todos estamos encantados con la belleza del entorno, las imágenes se nos quedan grabadas, la Pica d Estados, la Vall Ferrera, el Montsent de Pallars, la Vall Fosca, … pasamos el Coll de La Portella y el Tossal de Pamano cruzamos el Coll del Triador. En este punto se puede tomar una vía verde que lleva al Estany Gento. El Coll del Triador vemos una buena panorámica de la Vall Fosca y Espui al fondo del valle, también vemos la pista por donde llegaremos, una bajada trepidante llena de curvas. Llegamos pasadas las cinco de la tarde en el alojamiento de Espui, Cal Sastre, aún así nos preparan una buena comida mientras tomamos unas cervecitas, daremos una vuelta por el pueblo, haremos una buena cena acompañado de un orujo para digerir y dormir .

OCTAVA ETAPA. Espui-Bonansa.
Esta noche he dormido a placer, después de levantarse y hacer un buen desayuno retomamos la ruta, son las ocho y ya estamos pedaleando cuesta abajo con la fresca de la mañana, pasamos La Torre de Cabdella y tomamos un desvío hacia la derecha en dirección Astell, pasamos y llegamos a Guiró, hasta ahora todo ha sido asfaltado y cómodo con algún pujador más duro, pero estamos a punto de comenzar una penitencia, pasado Guiró entramos en un sendero que sube a la Virgen del Coll, el camino es derecho pedregoso y abrupto, imposible de ciclar, empujaremos un buen rato por el pedregal, en algún caso sale más a cuenta subirse la bici a cuestas. Al llegar a la ermita sale un sendero más llano que nos permite avanzar sobre la mountain bike hasta un terreno rojizo que nos volverá hacer empujar hasta el cuello de Roi y de allí llegamos en nada al Coll de Aceite. Ha sido una subida exigente para empezar el día. Una buena y rápida bajada nos lleva a La Mola d’Amunt, hoy el terreno es muy abierto y seco, conviene proveerse de agua en La Mola d’Amunt para poder afrontar la subida a Coll de Sas pues los pueblos que encontraremos están prácticamente deshabitados, pasamos Sentís y llegamos al Coll de Sas, cruzamos Sas y Erta como he comentado prácticamente deshabitados, la pista tiene una grava muy grande y gruesa que nos dificulta avanzar, volvemos a descender hasta encontrar la carretera de Malpás que con un par de curvas nos lleva al pueblo, empezamos a notar el sol y el calor, nos refrescamos en el lavadero del pueblo y recargamos los bidones de agua, la pista nos lleva a Gotarta y de ahí bajamos a El Pont de Suert por carretera asfaltada.
Al Pont de Suert comeremos algo mientras hacemos tiempo a que abran las tiendas y poder comprar una cubierta nueva, hacemos una cervecita y nos vamos con la cubierta nueva en el porta paquetes. Aquí debería acabar la etapa según el libro de Jordi Laparra, pero como tenemos intención de hacer la variante por la sierra de Las Cutas en Ordesa, alargue la etapa cada día un poco. Salimos del Pont de Suert por el puente metálico y subimos por el Barranco de Sirés por asfalto, primeras rampas duras para suavizarse más adelante, el asfalto se convierte en pista, bastante pedregosa derecha y en mal estado, ya estamos en la provincia de Huesca encontramos rebaños por el camino hasta que empezamos a planear y vemos Bonansa, llegamos por las piscinas del pueblo, aunque hay bastante gente, nosotros subimos un pujador derecho que nos lleva a la plaza del pueblo donde nos alojaremos, Casa Luis, trato familiar, buena cena en el restaurante de enfrente con buen orujo para digerir y dormir que la etapa ha sido muy dura.

NOVENA ETAPA. Bonansa-Escalona.
La etapa de ayer fue dura, nos levantamos, hacemos un buen desayuno y comenzamos a pedalear a las ocho y media, tomamos la carretera de subida hasta el puerto de Bonansa y bajada hasta el cruce de Espés, hacemos unas zig- zags derechas y empinadas que nos llevan a planear para un pinar y pronto vemos Espés de Baix, se acaba el asfalto y seguimos por una pista derecha y pedregosa hasta la Collada, empezamos a bajar y al cruce de Gabás, encontramos unos btteros de la zona, cogemos una pista muy mala donde se acentúa la bajada, parece una pista muy abandonada, es árida y un pedregal donde deben extremarse las precauciones, más que una pista parece un torrente, por otra parte , podemos contemplar las vistas al desfiladero de Ventamillo con sus paredes verticales y rojizas hasta llegar a la Carretera a Seira. En el pueblo encontramos una tienda donde mareado un poco la perdiz y compraremos el festín por hoy, vamos a la plaza y nos preparamos unos bocadillos que bajan bien.
Con la barriga llena continuamos por la carretera N-260 dirección Graus con bastante tráfico, son unos diez kilómetros y suerte que es bajada y se hace rápida hasta que llegamos al cruce de Senz donde hay una central eléctrica, la subida a Senz es fuerza derecha y el calor hace que vaciamos rápido los bidones, pasamos por el pueblo entre granjas y con vistas borde la ermita, seguimos arriba hasta Vivo, reponemos un rato y recargamos los bidones de agua. Saliendo de Vivo tomamos el camino de Laspuña a Vivo por un hayedo que se convierte en sendero, una subida muy dura y pedregosa que nos llevará a Coll de Cullibert, tenemos ante nosotros la Peña Montañesa, necesitamos reposar un rato y recuperar fuerzas. Bajamos un poco por medio de una fantástica hayedo, de vez en cuando a pie, para volver a subir a La Collada y se acaba de reventar la rueda que lleva doscientos kilómetros envuelta con cinta americana, cambio la cubierta ya partir de este punto viene una bajada, larga y también derecha y pedregosa hasta Zeresa donde volvemos al asfalto, pasamos Laspuña, cruzamos el río Cinca y llegamos a Escalona.
Ha sido una etapa durísima igual que la de ayer debido a que estamos avanzando kilómetros para poder afrontar la etapa de mañana en el Valle de Ordesa, quizás incluso demasiado dura pues hemos sido doce horas para hacer la etapa, hemos encontrado pistas solitarias, muy derechas, pedregosas, duras y abandonadas, algunos tramos los hemos tenido que hacer a pie. Pero por la belleza de los lugares por donde hemos pasado ha valido la pena!
Alojamiento en el Hotel Revestido con una buena cena y un orujo ya dormir.

DÉCIMA ETAPA. Escalona-Sierra de las Cutas-Fiscal.
Nos levantamos con muchas ganas de realizar una de las mejores etapas, la variante por la Sierra de las Cutas donde tendremos unas magníficas vistas al valle de Ordesa, nos pasaremos muchas horas subiendo y debemos desayunar bien, una vez bien llenos y con todo listo comenzamos a pedalear pasadas las ocho de la mañana.
Tomamos una carretera estrechito que nos llevará a subir por Cañón de Anyisclo, vamos subiendo todo chino chano con la fresca de la mañana, al principio no hay mucho tráfico, pero a medida que van pasando los minutos, se llena de vehículos con excursionistas . La carretera es estrecha y muy revirada, la mayoría de conductores nos respeto, pero siempre existe el zumba que nos pasa a todo trapo a rozar nuestro y provoca que se me escapen una serie de improperios. Estamos dentro del Parque Natural de Ordesa y El Monte Perdido, seguimos subiendo por el valle de Anyisclo entre las paredes verticales del desfiladero del estrecho de las Cámaras y cerca del Río Bellos que se cuela por el medio del cañón. Llegamos al aparcamiento por los excursionistas que han subido en coche, también vemos el del burro que un poco más y nos saca de la carretera, el tramo se empina dirección Nerín, pasamos cerca la Ermita de San Urbez, y unas derechas curvas nos llevan a la entrada de Nerín. Llenamos los bidones de agua pues ya sabemos que no encontraremos durante toda la ascensión.
Empezamos a subir por la pista, el acceso sólo está permitido a pie y en bicicleta, la pista está llena de grava la subida se hace dura y pesada, vamos ganando altura con las eses. Haremos una parada a medio camino para zamparse hacernos los bocadillos y seguimos subiendo, cada uno a su ritmo y es que se hace largo. Llegados al Cuello Arenas parece que ya vemos las orejas, por suerte el día nos ha respetado, de vez en cuando solo, alguna nube, el calor muy soportable, y seguimos subiendo mientras disfrutamos de un impresionante paisaje hasta que llegamos a la Brecha de Arazas y … un momento único, vistas en El Monte Perdido, la espectacular corte de la Brecha de Rolando, el valle por donde pasa el río Arazas, los acantilados del Mondarruego, no paramos de hacer fotos y nos pasa el rato sin darnos cuenta contemplando nuestro entorno, hace fresco y nos tenemos que abrigar, lástima que las nubes no nos dejan ver las cumbres más altas para hacerlo redondo. Volveremos a parar más adelante en la Faja Pelay y el mirador del rey donde comienza una bajada muy larga y rápida hasta Torla donde volvemos a encontrar vegetación de más altura. Nos dirigimos por la carretera N-260 junto al río Ara en Broto, pasamos Sarvisé, y llegamos a Fiscal.
Ahora toca mecánica, hoy un compañero en pinchado a medio camino y lo hemos arreglado rápido, pero también ha roto la cabeza de un radio y ha perdido un tornillo del portaequipajes, por suerte en la fonda donde nos alojamos, Hostal Rio Ara, tienen una caja que no falta de nada y lo hemos podido reparar todo, hemos ido al super a proveernos para el día siguiente, tenemos bien merecidas las cervecitas antes de hacer una buena cena, un orujo para digerir y dormir temprano para al día siguiente volver.

UNDÉCIMA ETAPA. Fiscal-Aurín.
Hoy salimos un poquito más tarde, son casi las nueve de la mañana y vamos tips de desayuno. Para llegar a Sasa tenemos dos opciones, coger el camino asfaltado de Bergua o subir por el cuello de Fene, por las dos opciones son unos once kilómetros y nosotros elegimos por el cuello de Fene, saliendo del pueblo la pista ya se empina duro con pendientes que superan el veinte por ciento con mucha piedra, de vez en cuando empujamos. Y también me empuja el vientre. Por este camino no pasa nadie, los compañeros se adelantan mientras bajo de la bici y me agacho a vaciar el espléndido cena del día anterior en medio del camino, la cena era bueno y enseguida está lleno de moscas y, todavía no he acabado que siento una palabrería que sube por el camino, m’apujo los pantalones prisa y aparece un perro y cuatro mujeres que me saludan efusivamente mientras el perro viene a olfatear la timba del medio del camino. Pasan de largo y voy subiendo no muy deprisa no sea que las atrape. Finalmente encuentro los compañeros, “se ha quedado a gusto Vuestro compañero!” Les habían comentado.
Después de los ocho kilómetros de dura subida bajaremos para encontrar el camino que viene de Bergua y seguiremos subiendo más suavemente otros veinte kilómetros por unos bosques fantásticos de pino y de haya, pasamos el pueblo abandonado de Sasa, pararemos bajo una sombra a prepararnos unos bocadillos con la compra de ayer, seguimos arriba ya medida que vamos ganando altura hacia el cuello de las Tres Cruces vamos perdiendo vegetación y el sol empieza a hacer sudar, nos refrescamos del calor a la fuente de San Cocoba. En este punto evitamos subir a la peña Oturia pues ya vamos avisados ​​que es un pedregal y el descenso es imposible con alforjas y además puede ser más interesante cresta vemos el pueblo abandonado de Cortillas y bajar por el valle del río Oliván por un pedregal derecho con mucho calor que nos deja blandos hasta el pueblo de Oliván. Encontramos un tramo asfaltado, pasaremos junto a la ermita románica de San Juan de Busa, el alquitrán está que hierve y los tacos de la rueda quedan marcados, pasaremos por San Pedro de Lárrede y nos dirigimos a Sanegüé cruzando el río Gállego por el famoso puente colgante de Las Pilas. Senegüé está de fiestas y no hay alojamiento por lo que bordeando el Gàllego y por el camino de Santiago llegamos a Aurín y de allí al Camping junto a Sabiñanigo donde nos alojaremos.
Llegamos a media tarde, me pasado mucho calor, ha sido una etapa de mucha piedra, de pueblos abandonados y deshabitados, prácticamente no hemos encontrado nadie durante muchos kilómetros. Me pongo el bañador y me voy a la piscina, el agua está muy fresca y me deja como nuevo, muy pronto vamos a hacer una buena cena, un buen orujo para digerir y dormir.

DUODÉCIMA ETAPA. Aurín-Echo.
Salimos del Camping a las ocho y media por la carretera dirección Jaca, aprovecho una gasolinera para comprobar la presión de las ruedas y tomamos una carretera que lleva a Larres, pasado el pueblo seguimos por la carretera que sube por el valle de Acumuer, pasamos cerca de los yacimientos de gas y antes de llegar a Isín tomamos una pista a la izquierda que sube a la sierra de espuma por medio de un robledal y bosques de pino y abeto. Una vez estamos en el cuello, tomamos un poco de aliento mientras cae alguna gota de lluvia, preparamos los impermeables pero ha sido poca cosa, bajamos por un sendero que es un pedregal, más adelante encontramos una pista igual de pedregosa orilla del río Iguazel que nos hace bajar lentamente hacia Garcipollera donde comienza el asfalto que nos llevará a Castiello de Chaca donde haremos un avituallamiento en la fuente de la plaza. Tomamos la transitada N-330 hacia el norte, afortunadamente pronto tranquila hacia la izquierda dirección Aratori por una carretera bastante derecha que sube al Coll de la Sierra donde hacemos un bocadillo y baja en Borau. Saliendo del pueblo volvemos a subir, ahora hacia el collado de Array para volver a bajar, ahora hacia Aísa. La carretera mejora y volvemos a subir hasta alcanzar el refugio de la Loma de Aísa y bajamos a Jasa, en este punto deberíamos subir a Aragües de O Puerto y cruzar hacia Urdues, pero nos han informado que a Urdues hay un sendero, La Senda de Urdues, muy pedregoso sin nada bueno, muy lento y que con las alforjas se hace muy pesado, con tramos que tenemos que subir la montaña en cuello y que va a Echo por lo que decidimos con muy buen criterio salir de Jasa hacia el sur por la carretera junto al río Osia, comienza a gotear de nuevo, lleva todo el día amenazando la lluvia, cada vez llueve más y nos vemos obligados a ponernos los impermeables, al final hace un buen rociado y quedamos bastante empapados, llegamos al cruce de la carretera que sube a Echo junto al río Aragón, la seguimos hasta llegar al pueblo. Nos plantamos en el alojamiento, el Hotel La Val, una especie de hostal anticuado con una ama con mucha palabrería, hacemos una buena ducha caliente para recuperarse del frío de la lluvia, parece que quiere salir el sol y salimos a dar una vuelta por el pueblo, aunque no hemos caminado un par de calles que vuelve a caer un buen aguacero. Finalmente acabamos haciendo una cervecita en el Bar, al salir visitamos un poco el pueblo, es bastante bonito. Al anochecer volvemos al antiqualla a cenar, mucha palabrería y cuatro huesos para roer, o sea, esta mujer no sabe que necesitamos calorías para recuperarnos del esfuerzo de hoy y para quemar el día siguiente. Hoy el orujo no es para digerir, sino para llenar la barriga, ya dormir.
Hoy ha parecido una etapa de transición, al principio hemos subido por una pista dolorosa, me bajó por un pedregal de mal bajar y hemos hecho mucho y muy asfalto. Y encima he cenado mal. Lo mejor pueblos pequeños y tranquilos.
DECIMOTERCERA ETAPA. Echo-Izaba.
Esta noche no he dormido demasiado bien, salimos desayunar a pedalear bastante tarde, pasadas las nueve, pero la etapa de hoy será bastante corta. Enfilamos la carretera A-176 haciendo juerga con los palos del arcén, mientras voy subiendo encuentro que no voy muy fino. Llegamos al Coll de Atar y las pulsaciones no suben, parece que el poco cena del día anterior y el mal dormir me han pasado factura y llevo una buena pájara, tomo una barrita energética y un poco de miel y sigo arriba hacia la Loma de Monreal, tranquilamente, muy tranquilamente, es de agradecer que los compañeros se solidarizan con mi pájara y no me dejan ni un instante siguiendo mi propio ritmo, empezamos a bajar hasta encontrar un sendero, que todo y ser de bajada, nos hace bajar de la mountain bike y empujar de lo pedregoso que es hasta que llegamos a Ansó. Salimos de Ansó subiendo por carretera suave, por Bal de Ansó rodeados de paredes verticales mientras caen rayos y truenos, por suerte nos escapamos de la lluvia, encontramos diferentes bordas, paramos a hacernos unos bocadillos al lado del río Beral y seguimos arriba, eso sí, los carteles nos dejan claro que no podemos recoger setas! … Y encontramos los primeros níscalos de la temporada.
Dejamos Aragón y entramos a Navarra por Puerto de los Navarros en el cuello de Arguibiela. El paisaje cambia completamente, mucho más húmedo, se nota que entramos en la vertiente Atlántica, entramos en el primer sendero de bajada de Navarra por el valle de Belabarze en medio de un hayedo, la vegetación es tan espesa que no entra demasiado claridad, encontraremos un pequeño tramo asfaltado para volver a entrar a otro sendero que nos lleva de bajada a Izaba, entramos por los callejones, las fachadas suelen tener macetas con flores que cuelgan, se respira buen ambiente.
Necesito recuperarme, nos alojamos en el hotel Izaba y sólo de llegar me voy a hacer una larga siesta. Cuando me despierto me encuentro que los compañeros me han comprado un buen trozo de queso para recuperar fuerzas, pero la manera que las recupero es a base de un buen entrecot para cenar. Y el orujo para digerir y dormir.

DECIMOCUARTA ETAPA. Izaba-Orreaga (Roncesvalles)
Hoy nos espera una etapa muy larga y bonita, atravesaremos la selva de Irati, considerada la segunda extensión más grande de Europa de abetos y hayas.
Salimos fuerza tips del desayuno de hoy, parece que junto con el entrecot de ayer y la buena dormida que he hecho ya me he recuperado. Son tres y media de la mañana y ya estamos pedaleando, salimos de Izaba por la Na-140 que después de pasar por Uztarroze nos sube al alto de Laza, encontramos un grupo formado por tres integrantes, son los del plato pequeño como baila, cartel que encontramos hace ocho días colgado de un árbol, nos hacen una foto de grupo y seguimos juntos un buen rato, bajamos hasta encontrar el río Anduña donde tomamos una carretera que nos sube al cuello de Olokia, son dos cuartos de doce, hacemos la parada en unos inmensos árboles que han talado, nos preparamos con las viandas que compraron ayer los compañeros a Izaba unos buenos bocadillos y recuperamos fuerzas. Tomamos una pista buena que se adentra por el valle de Irati de bajada. Encontramos un ciclista desesperado que sube por el derecho con la cadena partida, le dejamos el tronxacadenes mientras llegan sus compañeros pedaleando a toda máquina por la pista, ayudan al compañero y en un santiamén desaparecen todos. Seguimos abajo hasta las casas de Irati con un último tramo asfaltado para entrar por pista de lleno en la selva de Irati, vamos planeando cerca del río Irati, rodearemos el pantano de Irabia disfrutando del entorno, el hayedo y el verde que la rodea, paramos a hacernos los bocadillos para el almuerzo, el ambiente es tan tranquilo y relajante que Juan se gira a la siesta contemplando el coño. Seguimos. Pasado el pantano encontramos una pista de cemento que nos sube al cuello de Orion para volver a bajar hasta la antigua fábrica de armas de Orbaizeta donde tomaremos una pista muy bonita y distraída que sube por el barranco de Itolaz, con arroyos y bosques que nos llevará hasta Orreaga donde termina la etapa de hoy.
A Orreaga aprovechamos para sacar la credencial del camino de Santiago por si algún día nos ocurre de hacerlo, coincidimos con multitud de peregrinos dispuestos a emprender la marcha, unos llegan, otros se van y otros se quedan para empezar el día siguiente. Nosotros, aprovechando los conocimientos de Agustín nos desplazamos hasta Biskarreta siguiendo el camino de Santiago Francés donde encontramos un alojamiento económico y con buenos servicios, alojamiento rural Posada Nueva, después de ducharnos hacemos un pequeño paseo por el pueblo, visitamos el antiguo frontón, haremos una buena cena acompañados de peregrinos y hoy cambiamos el orujo por pacharán para digerir. Y a dormir.

DECIMOQUINTA ETAPA. Orreaga-Etxalar
Ya han pasado las nueve de la mañana, estamos en Orreaga, salen peregrinos a punto de comenzar el Camino de Santiago en todas partes, el cielo amenaza lluvia y salimos por la carretera hacia el puerto de Ibanyeta, junto a la Ermita de San Salvador tomamos un camino a la izquierda muy derecho y empinado hasta cruzar el cuello de Lindus, entramos en territorio francés y una larga bajada por un bosque muy húmedo nos lleva rápidamente al pueblo de Banca donde cruzamos el valle para volver a subir de derecho en el cuello de Elhorrieta, la subida es bastante dura, las rampas llegan fácilmente al veinte por ciento, al llegar arriba tenemos unas magníficas vistas al valle de Baztan, volvemos a ser en territorio Navarro, encontramos muchas bordas y casserios, las nubes siguen haciendo la lata, la bajada del cuello de Elhorrieta pasa por el medio de los pastos y la pista no está marcada, Agustín se pone contento cuando encuentra unas setas, seguimos el camino abajo, encontramos una cepa impresionante mientras llegamos a Erratzu. Paramos a hacer una comida en Arribiltoa, coincidimos con otros ciclistas, intercambiamos experiencias y seguimos hacia Elizondo junto al río Baztan, lo cruzamos y volvemos a subir de derecho para asfalto hacia Bagordi, la pista es buena y derecha, sobre el quince por ciento, comienza a caer un pelo del gato que nos hace poner los impermeables mientras pasamos por un hayedo, la pista empeora cuando entramos en el GR-11, llegamos al cuello de Inyaberri, seguimos por la cresta, cruzaremos los cuellos de Bagatxea, Antxuela y Esquisaroi, las piedras mojadas resbalan bajo las ruedas y la bajada se hace peligrosa hasta llegar al cuello de Also y más adelante al de Orizqui, encontramos un pista asfaltada de bajada que nos lleva a Etxalar. No es que haya sido una gran lluvia, pero lo poco que caía no nos ha dejado sacar los impermeables hasta que hemos llegado a Etxalar, ha hecho alargar la etapa y las nubes nos han tomado muchas vistas de larga distancia aún así he fruto muy por el paisaje más próximo, las vistas a los valles, los bosques y contemplar pueblos y caseríos desde lugares privilegiados.
Nos alojamos en la casa de turismo rural Juan Perinecea, casa muy bien cuidada donde mañana nos haremos el desayuno, pero esta noche haremos una buena cena en el pueblo. Después de ducharnos y quedar como nuevos salimos a dar una vuelta por el pueblo, se respira muy buen ambiente y acabamos en el Asador la Basque a hacernos un homenaje para cenar antes de la última etapa. Haremos bajar un buen entrecot bien regado, y como no, un buen orujo para digerir, terminar de dar una vuelta por el pueblo ya dormir.

DECIMOSEXTA ETAPA. Etxalar-Hondarribia.
Nos levantamos con un cielo bastante cubierto, desayunamos mientras cae algún corto rociado, preparamos los útiles y junto a las nueve salimos cuando parece que padre de llover, subimos una subida muy dura, por suerte está cimentada, que primero nos lleva a Mekea y luego al cuello de Lizaieta, a media subida empieza a caer otro chaparrón y m’aixoplugo en un pequeño cobertizo donde se guardan las herramientas del huerto cercano, hay una masa de madera muy gruesa que me llama la atención, supongo que sirve para clavar las estacas junto a los prados de pasto del ganado, el rociado es de corta duración y seguimos arriba mientras disfrutamos del paisaje que nos rodea. Al llegar al puerto vuelve a caer un chaparrón, ante nosotros tenemos territorio francés, y detrás nuestra un bar Navarro, optamos por la segunda opción y hacemos un pincho con una cervecita mientras para el rociado. Seguimos pista abajo por donde trabajan los leñadores, la pista ha quedado bastante embarrada, llegamos al cuello de Lizuniaga, curiosamente hay bastante gente haciendo deporte ignorando la lluvia, algunos corren y algunos en bici, ya deben estar acostumbrados o deben saber que durará poco. Subimos hacia la venta de Yasola con algún tramo muy empinado, lo peor será bajar hacia la venta Zahar, un sendero que es un pedregal impracticable y muy resbaladizo por la lluvia que se debe hacer a pie en gran parte, cuando finalmente parece que podemos ciclar empieza a caer otro chaparrón, nos cobijan en una cabaña en el cuello de Deskargahandiko durante un buen rato hasta que deja de llover, seguimos abajo, el torrente baja pleno y pronto vuelve a llover, intentamos refugiarnos a la venta Intzolako pero no estamos bien recibidos porque los mojamos el establecimiento y pronto nos largamos porque sale el sol, hemos perdido mucho tiempo con la lluvia y se ha retrasado la etapa. Subimos hasta el Coll de Ibardin por una carretera de pendientes bastante fuertes, entramos de nuevo en territorio francés, ya hace un rato que el cielo se ha despejado y vamos viendo nuestro objetivo, el Cantábrico al fondo. Bajamos hacia el pantano de Oneaga, subimos el último cuello, el de Poiriers, y bajamos hacia Behovia junto al Bidasoa, hay muchas casetas haciendo barbacoas, cruzamos el río a Behovia y entramos en Irún por un carril bici junto a una carretera muy transitada, cruzamos la vía del tren y vamos junto al aeropuerto y entramos en Hondarribia, cruzamos todo el pueblo en busca de nuestro destino, la playa de Hondarribia.
Llegamos a la bahía en un cúmulo de emociones que cada uno siente a su manera, abrazo, felicitaciones y fotos de rigor con Agustí, inevitablemente no puedo parar de pedalear arriba y abajo por la arena, descalzo, pedaleo en el agua por la orilla del mar, me desnudo y me pongo el bañador, entro al mar Cantábrico y me zambullo, me estoy un buen rato, salgo y recojo un poco de agua del mar con un bote que me llevaré en casa, la guardaré junto con la que recogí en Llançà. La última imagen que tengo de la bahía es el arco iris de lado a lado de la bahía.
Estoy contento, lo que en principio fueron unas palabras que me quedaron grabadas en la cabeza, pasó a ser un proyecto muy lejano y difícil, fue un reto saber dónde tenía los propios límites, empecé la preparación física y mental , encuentro compañeros de aventura, preparación logística y de intendencia y finalmente empiezo la aventura y la llevo a buen término. Más no puedo pedir. Recuerdo que a los pocos días de comenzar me puso en la cabeza la canción de los Gossos “Corren” y en muchos tramos de las etapas no podía parar de cantarla interiormente “Corren, corren por las calles corren, palabras que no se borran , imágenes que no se van “

Salud y pedales!

Anuncis
Aquesta entrada s'ha publicat en Transpirinenca i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Transpirenaica texto en castellano

  1. Leonardo Souza ha dit:

    Hola! Que viaje bueno! Queria saber más informaciones, se posible, mi correo es leorizzo@gmail.com
    Gracias !

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s